Visita "CAJA DE SUEÑOS"

16 jun. 2008

La Meditación y el Arte de fundirse

Quiero compartir hoy un correo electrónico que he recibido que me ha parecido muy positivo.

Muchas veces pretendemos meditar o rezar y no lo logramos, mi madre dice que la mejor oración es aquella en la que te envuelves en el silencio y pones tu mente en blanco y te fundes con Dios.

Es interesante, pero no logro éxito cuando lo intento, salvo pocos segundos.

Entonces, hay que aprender las "técnicas" que nos brindan otras personas y probarlas hasta encontrar lo que mejor nos vaya.

Aquí les dejo esta propuesta interesante, espero que les sirva para construir su propio "método" de meditación:


La Meditación Y el Arte de Fundirse

Un Preludio para Redescubrir la Luz Dorada Líquida

Por Ronald L. Holt
Septiembre, 1998

Uno de nuestros potenciales humanos latentes que puede desarrollarse
por medio de la meditación, es nuestra habilidad para fundir nuestra
conciencia y nuestros sentimientos con todas las cosas. Esta puede ser
una aspiración bastante intimidante. Para comenzar a comprender y a
utilizar este potencial plenamente, vamos a tener que dar pasos más
simples y sencillos de lograr. Los ejercicios siguientes nos pueden
permitir un acceso fácil a nuestra habilidad para fundirnos, cuando se
practican y se refinan desde los niveles más básicos.

Antes de fundir nuestra conciencia y nuestros sentimientos con todas
las cosas, uno de los primeros pasos es refinar una habilidad para
extender nuestra conciencia y nuestros sentimientos más allá de
nosotros. Desarrollar este talento, enriquecerá directamente nuestra
habilidad para desapegarnos de los confines de la mente, el cuerpo y
la conciencia de tercera dimensión, para fundir aspectos de nuestra
conciencia y sentimientos con un objeto seleccionado, o una forma de
vida simple, en el mundo que nos rodea. Podemos integrar exitosamente
nuestros sentimientos y nuestra conciencia con un objeto, (o una forma
de vida simple) que esté afuera de nosotros - fundiéndonos con ella -
podemos entonces extender nuestros ejercicios para incluir dos o más
objetos con los cuales fundirnos, hasta que eventualmente, alcancemos
la habilidad para incluir un número infinito de conexiones íntimas con
el mundo a nuestro alrededor.

La habilidad para extender nuestra conciencia y nuestros estados de
sentimientos profundos, en un número de objetos (o seres) fuera de
nosotros, es un estado preparatorio para construir un paradigma de 4ª
dimensión. El paradigma de 4ª dimensión es el medio que induce a la
fusión. Construir un paradigma de 4ª dimensión requiere de un número
de etapas fundamentales, que necesitan ser implementadas exitosamente
para ser dominadas. Para participar dentro de un paradigma de 4ª
dimensión (y permanecer dentro de este), durante periodos consistentes
de tiempo, se requerirá de una comprensión de los requisitos de la 4ª
dimensión y del talento para crear el ambiente interno necesario para
que éste prospere. Una vez que el estado de 4ª dimensión se activa,
uno aprenderá rápidamente qué estados del ser nos desconectan del
nuevo paradigma creado.

Manejar exitosamente los fundamentos de la 4ª dimensión, ayudará a
generar un número de experiencias de primera mano sobre la 4ª
dimensión, que te ayudarán a comprender los componentes esenciales que
enriquecen la experiencia de 4ª dimensión y los que hacen que se
desvanezca. Estas experiencias cortas (en las etapas iniciales), darán
paso a una exposición más larga al incrementarse tu comprensión y tus
habilidades.

Con el tiempo, unos se vuelve adepto a estos pasos iniciales
preparatorios mientras se practican. Volverse adepto en los pasos
iniciales, permite que uno vaya un poco más allá en los ejercicios
preliminares. A su momento, el Espíritu traerá una experiencia al
alumno que involucra todos los ejercicios de práctica, con la adición
de una experiencia real (de la siguiente etapa), con lo que el alumno
tendrá una visión del siguiente paso. En mi propia experiencia, tuve
diversos maestros y guías que me iniciaron en unos pocos de los
ejercicios básicos para desarrollar las etapas fundamentales.

Muchas veces me sentí tonto haciendo lo que mis guías me recomendaban.
Yo no sabía el propósito de esos ejercicios, simplemente se me indicó
que los hiciera. Me di cuenta de que entre más crecía en mi habilidad
con estos ejercicios simples, iba teniendo entonces una experiencia
asombrosa que ponía en perspectiva los ejercicios previos de
preparación. Con el tiempo me di cuenta de que las claves para las
lecciones posteriores, eran colocadas dentro de mi reciente
experiencia asombrosa.

Cuando comencé a practicar esos nuevos pasos, mis instructores
regresaban para adelantar mi entrenamiento. Cuando me volví lo
suficientemente propenso en extender mi conciencia y mis sentimientos
profundos más allá de mi ser, esto me condujo entonces a la siguiente
etapa de fusión con otros objetos y seres como animales, ríos,
montañas y posteriormente otras personas. Después de alguna práctica,
me di cuenta de que podía hacer esto eficientemente. Esto me condujo
hacia una experiencia sumamente gratificante de lo que yo llamo la luz
dorada liquida. La luz dorada líquida me proporcionó la habilidad para
fundirme tan completamente, que se comenzaron a abrir puertas
profundas dentro de mi corazón y mi mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Danos un poco de tu propia luz...