Visita "CAJA DE SUEÑOS"

15 feb. 2009

Ejercicio Para Sanar Relaciones

Dice la canción que hay amores que matan. Yo no lo llamaría amor (al menos no en el sentido exacto de la palabra) pero lo llamaría un "dolor en el pecho" :)

Estuve buscando ejercicios para curarme ese dolor y he encontrado estos. He hecho uno de ellos y me he sentido muy bien.

Cuando uno tiene de estos "dolores" es mejor no forzar las cosas. Pienso yo que las cosas siempre pasan por algo y hay que tratar de rescatar lo bueno de haber coincidido en espacio y tiempo con alguien. En este caso yo empiezo a vislumbrar lo bueno y a dejar atrás el dolorcito molesto.

Los ejercicios los he copiado de AQUI

DISTINTOS EJERCICIOS PARA INVOCAR LA PRESENCIA DE LOS ANGELES DE LA VINCULACION:


*Para trabajar con una relación que necesitas sanar en tu vida. Tú puedes hacerlo como desees.

Busca un lugar en tu casa donde sueles sentirte muy a gusto, un lugar que te genere paz donde puedas hacer esta meditación tranquilamente y sin ser molestado/a. Prepara el lugar como desees, pon música que te regocije el espíritu, utiliza aromas que te ayuden a relajarte, prepara el ambiente a tu gusto. Yo utilizo sándalo y gemas como la rodocrosita y el cuarzo rosa que me ayudan a contactarme con mis sentimientos más profundos.

Cierra lo ojos e invoca a tu ángel protector para que te cuide mientras meditas. Pídele a Gabriel que te guíe en la meditación. Comienza a relajar tu cuerpo, sintiendo como la energía empieza a fluir por todo tu cuerpo.

Comienza por la cabeza, sintiendo como fluye la energía por el cuero cabelludo, luego por los pómulos, los ojos, las mandíbulas, y así sucesivamente con cada parte de tu cuerpo hasta llegar a los pies.

Luego aquieta tu mente, déjate llevar por los sonidos de la música y piérdete en ellos. Visualiza en tu mente "tu lugar ideal de descanso", puede ser una playa, un bello paisaje montañoso, debe ser un lugar que te llene de regocijo y paz, donde estas tú solo, no puedes visualizar a otra persona allí, ese lugar te pertenece a ti. No debe ser el lugar donde tú vives, es preferible que sea algún paisaje bello o lo que tú escojas. Visualízate feliz de estar allí, escucha el sonido del viento, percibe el aroma de las flores, escucha el canto de los pájaros. Déjate llevar por tus sentidos. Siente a tu ángel detrás de ti, siente su energía y el profundo amor que te profesa. Luego visualiza a la persona con la que deseas sanar la relación. Visualízala sonriendo, feliz de estar allí contigo, detrás de ella su ángel protector.

Encierra esta bella imagen en un manto de luz rosada y manifiesta: "INVOCO A LOS ANGELES DE LA LLAMA ROSA PARA QUE CUREN ESTA RELACION, EN EL AMOR Y LA LUZ DEL PADRE".
Mira a la persona realmente cómo es, con sus defectos y virtudes. Libérate de todos tus sentimientos negativos. Siente como los ángeles trabajan sanando las emociones de ambos. Pregunta a tu ángel qué debes hacer para sanar la relación. Escucha su respuesta, sin juzgar. Luego visualízate junto a la persona envuelto en un manto de luz dorada y pregúntale al ángel de vinculación si necesitas saber algo más. Pídele que proteja esta relación y que sane los aspectos negativos, llenándola de amor verdadero.
AGRADECE a los ángeles su amorosa intervención. Y prepárate para recibir los cambios que se producirán en tu relación con esa persona.


*Segundo ejercicio para invocar a estos ángeles y establecer contacto angélico:

Este ejercicio pueden practicarlo los dos miembros que formen la pareja o si no es posible, lo puedes practicar en solitario.

1. Cierra los ojos. Siente a tu ángel guardián sentado detrás de ti. Presta atención a su energía o vibración particular.
2. Siente al ángel guardián de la otra persona. Visualízalo sentado detrás de la persona, esté o no esté físicamente presente.
3. Cuando percibas al otro ángel, INVOCA LA PRESENCIA DEL ANGEL VINCULANTE de la relación. Con frecuencia esta energía se presentará como una gran esfera que os rodea, a ti, al otro y a ambos ángeles. También lo puedes percibir como otro ser sentado entre vosotros dos y los ángeles.
4. Sintoniza el ángel de vinculación y deja que crezca la sensación de su presencia. Para definir su presencia hazte las siguientes preguntas ¿En qué se diferencia de mi ángel guardián? ¿Cómo es? Mientras exploras la nueva presencia, recuerda que ese ángel está contigo por el vínculo que te conecta con la otra persona. Lleva la energía de lo más bello y armonioso que existe entre vosotros dos.
5. Así como tú has aprendido a dialogar con tu ángel personal, ábrete ahora al ángel de vinculación, RECIBE SU ENERGIA y ESCUCHA SUS PALABRAS. Formúlale cualquier pregunta, expresa tus dudas y necesidades. Debes estar abierto para recibir su consejo y su sabiduría; en palabras, imágenes, colores o sensaciones. Tú sabrás descifrar el mensaje del ángel que te guiará en tus acciones para lograr un vínculo sólido y feliz.
6. Para cerrar el ritual AGRADECE a tu ángel de vinculación y ENCIENDE UNA VELA ROSA. Deja que arda hasta consumirse.


* Tercer ejercicio para sanar una relación con los ángeles de la vinculación:

Se necesita un ambiente tranquilo.
2 velas rosas de un tono muy clarito.
Ten un cuaderno y un lápiz, por si deseas anotar lo que recibes de estos benditos ángeles.

Enciende las 2 velas: una te representa a ti y la otra a la otra persona cuya relación deseas sanar.
Al ser encendidas las velas di así:

"YO (nombre) EN EL NOMBRE DE DIOS TODOPODEROSO Y ETERNO,
INVOCO A MI ANGEL GUARDIAN PARA QUE ME ASISTA EN ESTA CURACION E INVOCO AL ANGEL GUARDIAN DE (nombre y apellidos de la otra persona) PARA QUE ME ASISTA EN ESTA CURACION DE AMOR. INVOCO LA PRESENCIA DE NUESTRO ANGEL VINCULANTE. AMEN"

Esto lo repites 3 veces en voz alta.

Cuando las velas estén encendidas, di:

"PONGO BAJO LA LUZ ESTE MOMENTO UNICO DE AMOR Y A MIS ANGELES AMADOS QUE CADA DIA ME ACOMPAÑAN CON SU BENDICION. DENTRO DE ESTA LUZ DIVINA INVOCO A NUESTROS ANGELES PARA QUE PARTICIPEN EN LA CURACION DE ESTA RELACION. AMEN"

Lo repites 3 veces en voz alta.

Aspira muy profundamente y al exhalar suavemente visualiza la ceremonia de curación como si se produjera también en tu corazón, convierte el mismo en una llama del más puro amor.
Visualiza a la otra persona. Mírala como realmente es: con virtudes y defectos pero ámala con tu corazón y perdónale sus defectos.

Cuando hayas pasado las múltiples facetas de la otra persona con todas sus características de personalidad, pide una impresión de su ángel. Cierra los ojos y deja que esa expresión crezca.
Invita a ese ángel a compartir contigo y con tu ángel lo que debe hacer para curar esa relación. Escucha atentamente su respuesta y siéntela también. Quizás recibas impresiones de luz, colores, imágenes, además de oír palabras.
Cuando las impresiones desaparezcan, da las gracias al ángel de la otra persona y luego ábrete a escuchar las respuestas de tu propio ángel y pregunta que se debe hacer para curar esta relación.
Ábrete para recibir su respuesta sin juzgar.
Una vez recibido la respuesta de tu ángel, pregunta al ángel de la vinculación si hay algo más que debas saber.

AGRADECE A LOS ANGELES INVOCADOS POR SU ASISTENCIA e imagina un regalo hermosísimo que contenga las impresiones y sugerencias que recibiste. Entonces le entregas ese regalo a la otra persona con mucho pero mucho amor y observa su reacción, siempre mediante la VISUALIZACION.
_________________
"Ámame cuando menos me lo merezca, porqué será cuando más lo necesite."

1 feb. 2009

Una Meditación Simple y Básica.

En primer lugar tenemos que concentrarnos en dos aspectos:

1. La respiración.
2. La concentración.

La Respiración.
El tema de la respiración es básico para empezar en la meditación. Lo digo porque me resulta primordial. La respiración debe ser conciente. Siente el aire entrar hasta la parte mas honda del tronco (si es posible siente cómo se inflan tus pulmones y casi rozan tu vientre). Cuenta hasta 3 retiendo el oxígeno y luego exhala concientemente. Mantente en el vacío y a la cuenta de 3 vuelve a empezar.

La concentración.
A mi me sirve pensar en el color blanco, todos los pensamientos que cruzan mi mente los imagino como gaviotas cruzando, los dejo cruzar. Luego me veo a mi pensando en blanco y empiezo el viaje que previamente determinè hacer (prefiero no improvisar porque ahi es en donde pierdo la concentración).

Una meditación Básica.
Sentada en posición de flor de loto (nací con la disposición física de hacer eso sin que me cause dolor) o de pie, o de la manera cómo estés más cómoda, empiezas con la respiración.
Una vez que hayas alcanzado poner la mente en blanco te concentras en aquella parte de tu cuerpo que se encuentre rozando una superficie (si estás de pie serán las plantas de los pies, si estás sentado será la parte final de la espalda) y empieza a imaginar cómo salen de tu cuerpo unas raíces y siente cómo traspasan las capas de la tierra y llegas al centro de la tierra. Siente la conexión de tu ser con la tierra, dale las gracias y deposita en ella todo lo que no quieres conservar dentro de ti.
Respira. Y siente la energía de la madre tierra subiendo por tu cuerpo y llegando e inundando tu corazón.
Sigue subiendo la energía pura original y llega a la parte más alta de tu cabeza en donde sientes cómo de tu coronilla se elevan otras raíces, pero esta vez al cielo. Permite que fluya en tu cuerpo la energía de la tierra y la del cielo.
Pide a tus guías que te muestren el camino y déjate guiar con paz.

Esta música puede ayudarte.