Visita "CAJA DE SUEÑOS"

23 sept. 2008

HIstorias Para Reflexionar

En este mundo maravilloso siempre llega a mi gente genial con quien compartir. He conocido a esta amiga desde Argentina que siente mucho interés por la humanidad en general y por el medio ambiente en particular.

Espero que se anime un día a escribir para todos en este blog que está abierto a ella como a cualquier persona de gran corazón que desee compartir sus reflexiones con otros seres.

Esta amiga me ha enviado estas historias que son para que reflexionemos:

Los problemas del mundo.

Un científico que vivía preocupado por los problemas del mundo estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas.

Cierto día su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El padre pensó en algo que pudiese dar con el objetivo de distraer su atención. De repente se encontró con una revista donde había un mapa del mundo. Con unas tijeras recorto el mapa y junto con un rollo de cinta adhesiva se lo entrego al niño diciendo:

- como te gustan los rompecabezas te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie.

Entonces calculo que al pequeño le llevaría días componer el mapa pero no fue así. Pasadas algunas horas escucho la voz del niño que lo llamaba.

- papa, ya hice todo, conseguí terminarlo.

Al principio el padre no le creyó. Desconfiado levanto la vista y para su sorpresa el mapa esta completo. ¿cómo era posible?

- hijito, tu no sabias como era el mundo, ¿cómo lo lograste?.

- Papa, yo no sabia como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista vi que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di vuelta los recortes y comencé a recomponer al hombre que si sabia como era. Cuando lo conseguí di vuelta la hoja y vi que había arreglado el mundo.

El corazón mas hermoso.

En un pueblo del oriente, vivía un Príncipe que se ufanaba de tener el corazón más lindo y perfecto del reinado.

Salía por las calles y mostraba su corazón al pueblo en las plazas, y decía que su corazón era el más perfecto y hermoso.

Pero un día cuando el Príncipe estaba mostrando su corazón en una plaza; se acercó un hombre y dijo que él era un hombre, con un corazón más hermoso que el del Príncipe.

Al oír esto el Príncipe se acercó ¡ y retó al hombre a que mostrara su corazón !.

Entonces aquel hombre mostró su corazón: Estaba todo deformado por cicatrices, bordes que sobresalían, agujeros y remiendos. En ese momento el Príncipe le dijo: ¿como puede usted decir eso?, ¡¡ si ese corazón era el más imperfecto que él había visto !!

Sin embargo el hombre le respondió: 'Cuando yo comparto con alguien, le doy un pedazo de mi corazón.

Si la persona me corresponde reemplazo el trozo de corazón que entregué, con el corazón de otra persona que también me ofrece un trozo de su corazón a cambio.

Por eso es que a veces los bordes resaltan porque son más grandes ó más pequeños, que el trozo de corazón que yo entregué.

Cuando doy un trozo de mi corazón, y ese ofrecimiento no me es correspondido, quedo con un agujero en ese lugar.

También tengo cicatrices, porque muchas veces me han maltratado y causado heridas, pero yo sigo igual entregando un trozo de mi corazón a las personas que conozco”.

Por esto considero que mi corazón es mas bello que el de usted.

Su corazón nunca ha sido maltratado, ni se ha ofrecido, eso no hacía su corazón bello sino inútil.

Al oír esto el Príncipe se sacó un trozo de su corazón y se lo entregó al hombre.

A cambio ese hombre tomó un trozo de su corazón y se lo entregó al Príncipe, el cual colocó con mucho orgullo sobre el agujero que había dejado por su entrega.

Y marchó orgulloso mostrando su corazón y entregando un trozo de él, a las personas con las que compartía.

4 comentarios:

  1. La verdad muy lindas las historias me encantaron, estaba buscando historias de autoayuda porque estoy pasando un momento en mi vida por el cual estoy muy triste mcuhas veces y queria levantar mi animo, un beso y muy lindas historias

    ResponderEliminar
  2. Visteme de rojo, por favor

    En mi dual profesion de educadora y trabajadora de la salud, he tenido contacto con muchos niños infectados por el virus del SIDA. Las relaciones que mantuve con esos niños especiales han sido grandes dones en mi vida.
    Ellos me enseñaron muchas cosas, pero descubri, en especial el gran coraje que se puede encontrar en el mas pequeño de los en voltorios. Permitanme que les hable de Tyler.




    Tyler nacio infectado con el HIV, su madre tambien lo tenia. Desde el comienzo mismo de su vida, el niño dependio de los medicamentos para sobrevivir. Cuando tenia cinco años le insertaron quirurgicamente un tubo en una vena del pecho. Ese tubo estaba conectado a una bomba, que el llevaba a la espalda, en una pequeña mochila. Por alli se le suministraba una medicacion constante que iba al torrente sanguineo. A veces tambien necesitaba un suplemento de oxigeno para complementar la respiracion.
    Tyler no estaba dispuesto a renunciar un solo momento de su infancia por esa mortifera enfermedad.
    No era raro encontrarlo jugando y corriendo por su patio, con su mochila cargada de medicamentos y arrastrando un carrito con el tubo de oxigeno. Todos los que lo conociamos nos maravillabamos de su puro gozo de estar vivo y la energia que eso le brindaba. La madre solia bromear con èl diciendole que, por lo rapido que era, tendria que vestirlo de rojo para poder verlo desde la ventana, cuando jugaba en el patio.
    Con el tiempo, esa terrible enfermedad acaba por desgastar hasta a pequeñas dinamos como Tyler. El niño enfermo de gravedad. Por desgracia, sucedio lo mismo con su madre, tambien infectada con el HIV.
    Cuando se torno evidente que Tyler no iba a sobrevivir, la mamà le hablo de la muerte. Lo consolo diciendole que ella tambien iba a morir y que pronto estarian juntos en el cielo.
    Pocos dias antes del deceso, Tyler hizo que me acercara a su cama del hospital, para susurrarme:
    - Es posible que muera pronto. No tengo miedo. Cuando me muera, visteme de rojo, por favor. Cuando ella llegue yo estare jugando y quiero asegurarme de que pueda encontrarme


    Cindy Dee Holms

    ResponderEliminar

Danos un poco de tu propia luz...