Visita "CAJA DE SUEÑOS"

29 mar. 2008

Un Experimento

No soy científica y no tengo pruebas científicas de esto. Pero decidí experimentar el libro "El Poder del Ahora".

PASO 1.- Primero copio un párrafo:

"La clave es estar en un estado de conexión permanente con su cuerpo interior,
sentirlo en todo momento. Esto dará rápidamente profundidad a su vida y la
transformará. Cuanta más conciencia dirija al cuerpo interior, más alta se
vuelve la frecuencia de vibraciones (...). A ese nivel de energía más alto, la
negatividad no puede afectarlo ya y usted tiende a atraer nuevas circunstancias
que reflejan esa frecuencia más alta"


PASO 2.- Les doy el contexto.

Sin caer en sensiblerías, por favor.
Se puede decir que tengo el corazón roto. Para mi decir esto es humillante en extremo, así que lo tomo como un experimento dentro del experimento.
Estaba muy esperanzada con unas palabritas amables que me dedicó el padre de mi hijo y parece ser que o era amor lo mío o algo así. En asunto es que me entero que el señor tiene otro hijo con alguna buena mujer y me rompió el corazón.
Bien... ya lo expliqué. Pero no es el experimento, sino el contexto.
Soy muy cobarde y no expreso mis sentimientos casi nunca.
Tampoco me enfrento a las cosas que me recuerdan que tengo sentimientos, así que decidí hacer una prueba y oir ESTA canción que fue la que él decidió que sea "nuestra" canción, allí en esos días de romance, entre julio y agosto del 2005.
No ha habido día en que la pueda oir sin moquear (llorar y llorar) o sin sentir rabia o sin pasarme horas de horas muy pero muy mal.

PASO 3.- Oir la dichosa canción aplicando los principios de Tolle.

Así que puse la canción.
Y me concentré en las reacciones de mi cuerpo y lo que me decía mi mente.
Efectivamente... mucha tristeza.
También un afán de "ponerme" en el personaje y sufrir.
Como algo que me decía "te tiene que doler, sufre, sufre".
Salió una lágrima del ojo derecho (del izquierdo ninguna).
Me observé, pensé en lo interesante que es VER las reacciones a una experiencia cargada de emotividad.
Acabó la canción.
Seguí respirando rítimicamente.
Y me puse a escribir.

Estoy muy serena, muy tranquila y lista para irme a almorzar. No me siento agotada ni pesimista ni "pobre de mi, me engañaron" (aunque al escribirlo puedo sentir que esa emoción quiere hacerse presente).

Conclusión: Observar las reacciones del cuerpo interior es una buena manera de evitar ser tomada por una emoción negativa que puede ser autodestructiva. Pero hay que seguir experimentando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Danos un poco de tu propia luz...