Visita "CAJA DE SUEÑOS"

4 dic. 2008

Índigos y Cristales...

Para seguir con el tema índigos y cristales, he estado haciendo algunas investigaciones que me gustaría compartir para otros adultos con estas características y para los que sin tener estas características están interesados en el tema por amor a sus niños.

Primero una Pequeña Explicación sobre los Niveles de Conciencia o ¿Cuáles son los niveles de conciencia? (lo he extraído de páginas webs budistas, así que se aceptan sugerencias para extender esta explicación y hacerla un poco mejor).

Nivel 3: Está basada en los símbolos e imágenes que aparecen entre los dos y los cuatro años de edad y en los conceptos, que aparecen entre los cuatro y los siete años. Es el nivel más “elemental”.

Nivel 4: Aparece alrededor de los siete y los once años de edad. Es una mente que opera concretamente sobre la experiencia sensorial. Es lo que normalmente llamamos “uso de razón”.

Nivel 5: Mente reflexiva, es la primera estructura que no sólo puede pensar, sino que también puede pensar sobre el pensamiento.

Nivel 6: Nivel de existencia. Es una estructura muy integradora, tan integradora, en realidad, como para unificar la mente y el cuerpo en una unidad de orden: integración de mente y cuerpo.

Nivel 7: Este séptimo nivel permite el inicio del desarrollo transpersonal, espiritual o contemplativo. Es realmente la mente completamente despertada.

Del Nivel 8 para arriba estamos hablando de mentes completamente iluminadas.

Ahora hacemos un pequeño cuadro para que tomemos conciencia de lo que los niños “nuevos” (índigos y cristales) significan en cuanto a nivel de conciencia, en comparación con los “normales”:

Nacen con Nivel No.

Pueden llegar hasta el Nivel No.

Normal

1

El que quieran, con su esfuerzo.

Índigo

3 ó 4

Fácilmente 6 ó 7 y con esfuerzo, a donde quieran.

Cristal

6

Fácilmente al 9 y con esfuerzo hasta donde quieran.

Como se puede apreciar los adultos “normales” tienen una gran responsabilidad en la crianza de estos niños “nuevos”. Pero tengo dos noticias:

  1. La gran mayoría de adultos somos índigo (porque hemos nacido así o porque hemos adquirido esta calidad a costa de nuestro esfuerzo) y como hemos sido una “generación incomprendida” tenemos más apertura de mente para entender a nuestros niños “nuevos”. Existe un alto porcentaje de adultos “normales” que posiblemente son los que se resisten al cambio, pero veámoslo de este modo: hace cien años el pensar en la difusión de esto hubiera sido imposible, es decir que los primeros índigos han hecho un buen trabajo.

  1. Los niños cristales piden del cielo la ayuda necesaria para caer en “buenas manos”, así que si por “casualidad” estamos sospechando que nuestro niño o niña tiene cualidades especiales y estamos dispuestos a investigar lo que haga falta para entenderlos y ayudarlos… sólo puedo decirles que ¡no es casualidad! Ellos han pedido que nosotros tengamos esta actitud: sigamos investigando y crezcamos con ellos.

La otra vez dimos algunas características de los índigos y los cristal, lo que hoy vamos a hacer es un cuadro para entender esto mejor:

Índigo

Cristal

Misión:

Empiezan a ser los nuevos líderes mundiales.

Vienen para llevar a la humanidad hasta nuestro siguiente nivel evolutivo, revelándonos nuestro poder y divinidad interior.

Reconocibles por:

Espíritu guerrero (debido a que su propósito colectivo es pulverizar los antiguos sistemas inservibles). Tienen por ello un temperamento y una determinación fogosos. Son extremadamente inteligentes y creativos.

Ojos, grandes, penetrantes y de una sabiduría que rebasa la propia de su edad. Son felices, encantadores y compasivos. Muy creativos y sanadores (además de telepáticos y brillantes).

Diagnosticados como:

Hiperactivos.

Déficit de Atención.

Autismo.

Problemas de lenguaje (hablan tarde porque son altamente telepáticos).

Sugerencia para padres:

Antes de medicar a sus hijos, consulten con instituciones especialistas en estos niños, quizá el daño que le hagan sea irreversible.

Si su niño se comunica y además es amoroso y alegre: no es autista. El “problema” del lenguaje se resolverá con el tiempo, no lo medique.

(*) Cuadro de elaboración propia, basado en la información brindada por www.starchild.es

A mi me sucede que he ido cambiando. Cuando era niña tenía ese temperamento fogoso propio de los índigos, luchaba por la justicia (es decir, me compraba pleitos ajenos) e iba por el mundo desenmascarando las mentiras y a los mentirosos (es decir, era rechazada por muchas personas “anticuadas”). Ahora mismo me siento más serena y feliz, ha crecido en mi corazón mucha compasión por la humanidad y aunque sigo detestando la mentira, ya no ataco a los “mentirosos”, sólo expongo la mentira y confío en que los humanos encontrarán las respuestas. El cambio lo he notado desde que empecé a meditar y a dejarme llevar por mi voz interior (que no es ninguna voz, sino impulsos que se sienten desde dentro… y visiones que aparecen en mi cabeza). Es posible que me halle en la transición de índigo a cristal, pero no lo puedo asegurar ni tampoco siento que sea imprescindible saberlo.

En cambio mi hijo es el típico niño cristal: feliz, amoroso, compasivo, repartiendo abrazos y besos, telepático, creativo y sanador. Él tiene 2 años y ocho meses (nació en el 2006).

Copio otro extracto de la web mencionada: “Los niños índigo nacen en el rayo álmico índigo de la encarnación y la evolución. Esto significa que tienen acceso a los dones de la clarividencia y la sanación”. Debo añadir (recordar) que a estas habilidades tenemos acceso todos los humanos, simplemente despojándonos de viejas creencias, rencores y prejuicios. Los que nacimos con esos dones no tengamos miedo de ejercerlos. Comencemos a meditar.

Sigo copiando: “los niños cristal nacen en su mayoría en el Rayo Dorado de la encarnación y la evolución. (…) Estos dones y habilidades hacen a los seres cristal inmensamente poderosos y creativos. Muchos de ellos son portadores de los rayos dorado-magenta, lo que los hace maestros de la creación, especialmente con luz y sonido. Esto se manifiesta en el plano terrestre como creatividad musical y artística. Además, los que llevan el rayo índigo-plata tienen los dones de las madres y diosas del planeta, siendo portadores de la vibración femenina del cuidado y la sanación. Por otro lado, los del rayo rojo-dorado llevan la vibración masculina de la manifestación y con frecuencia son los líderes en su sentido más activo”.

1 comentario:

  1. Hola. Solo queria decir que hay que trabajar organizadamente. El Plan esta en marcha y nos estamos coordinando seriamente para ir generando conciencia y fortaleza, desde la participación.

    ResponderEliminar

Danos un poco de tu propia luz...